En los ojos de papá

Apoyado en sus puños y pies, Nicolás se encorvó como un gorila delante de Catalina, dándole la espalda. Ella pasó sus brazos alrededor del cuello de él y se colgó. Como un solo animal, caminaron por metros hasta llegar a la habitación. Nicolás se sentó en el borde de la camilla y se colgó de un arco metálico que caía del techo. Catalina se colgó de sus brazos y pujó.

Leer Más

A los 16 en soledad, a los 30 en compañía

La primera vez que Karen se convirtió en madre, a los 16 años, recuerda que en el hospital tiritaba de frío y miedo. Por eso, cuando se embarazó por segunda vez, a los 30, se propuso parir protegida por su escudo familiar, entre la calma y calidez de su hogar.

Leer Más

Cuando adopté a Santiago y Pablo

A los 39 y 49 años, Carolina López y Rodrigo Martínez decidieron adoptar dos hijos, de 6 y 4 años. La espera, de seis meses, tuvo de dulce y agraz. Descubrieron, lentamente, sus gustos y personalidades. Comenzaban a hacer familia cuando enfrentaron el rechazo. Colegios católicos que les cerraron las puertas. Isapres que se negaron a reconocerlos como sus hijos. Y un largo camino para reparar y ganar, poquito a poquito, el corazón de sus hijos.

Leer Más

60 horas

Entre la primera contracción de Romina y el nacimiento de Maika, Romina estuvo a ratos en la tina, su marido masajeo su espalda, prepararon comida, vieron una película, durmieron, prendieron velas y rezaron. Ella le leyó a él una carta, en la que le pedía confianza en su cuerpo y protagonismo durante el parto.

Leer Más

Resignificar el dolor

Cuando Darline quiso tener a su hijo de manera natural y sin intervenciones médicas, varias personas le dijeron que no sería capaz de parir así. Su trabajo de parto duró 20 horas, en las que logró, asegura, abrazar el dolor: “Cuando te entregas ocurre el trance, tan poderoso, tan fuerte y tan necesario para comprender en lo que te has convertido. Un animal capaz de dar vida”.

Leer Más